VIVIENDA EN MATANZAS

Casa de los 6 marcos. Proyecto realizado por Tomás Villalón.


















Siempre he pensado que los diseños en madera se diseñan en corte. Es muy difícil imaginar el desarrollo de la ingeniería de la madera en planta.

¿Un barco es posible pensarlo en planta?

¿Un puente de madera se puede diseñar visto desde arriba?

Creo que el desarrollo certero y lucido de la ingeniería pura en madera, se expresa en los ensamblajes, arriostramientos, y distintas formas de llevar el peso del cuerpo arquitectónico al suelo. Esta disposición vectorial y gravitacional, se piensa y se expresa en la sección.

Esta casa finalmente es eso.

Un marco de madera, armado con pilares de 8"x 8" en su base, tijerales de 6" x 6, y vigas de 2"x8" en pisos y cielos. Un marco repetido 6 veces, como los galpones del sur, como las casas construidas en serie por los colonos alemanes.

Esa tecnología seriada de la ingeniería lucida, capaz de mostrar cómo la arquitectura es una herencia con ciertas cosas estampadas en la musculatura de los edificio.

La casa de los seis marcos es una forma de llegar al suelo, una manera de generar un nuevo piso, tocando un suelo húmedo con 12 piernas, 24 arriostramientos, 2 planos cadeneteados y dos vigas de borde reticuladas.

El proyecto expresa únicamente las piezas que lo sostienen, es esa (y no otra) la arquitectura que muestra. Casi como una belleza al borde de lo obvio, casi al borde de lo no arquitectónico, y rozando lo más lógico y sensato.

Estas piezas son la casa.

El resto, solo un vestuario, un ropaje para alojar la vida, una vida de dos pabellones opuestos separados por un patio protegido del viento duro de matanzas.

Al centro la cocina, la escusa perfecta para conectarlos.

El resto, solo espacio abierto, en el nuevo suelo alzado 175 centímetros sobre el suelo, la altura propicia para ver las olas tras las lomas del sitio.