EDIFICIO CONSISTORIAL MUNICIPALIDAD PROVIDENCIA

Un cofre de marmol.
Proyecto realizado por Tomás Villalón + Nicolas Norero + Leonardo Quinteros




















Una municipalidad en un parque.

La comuna de providencia se caracteriza por sus espacios públicos abiertos y verdes. Un sistema de parques y plazas que se cruzan con barrios residenciales de gran calidad arquitectónica y urbana
Dentro de este sistema hay una constelación de plazas y parques que definen el rol del espacio público, su caracterización, y su participación dentro del espacio urbano de la comuna. Su tipología e interdependencia, podría definirlos como un sistema integrado mediante veredas irrigadas por árboles y veredas que aun heredan acequias en sus recorridos.
Por esta razón, el suelo para alojar un edificio municipal debe entenderse como una posibilidad para participar de este sistema de manera activa, dotando a este nuevo espacio público de un programa municipal que definirá el rol programático del espacio fundado.
Este conjunto de constelaciones integra el parque Bustamante, el parque Inés de Suarez, el parque de las esculturas, el parque Balmaceda, la plaza Uruguay, la plaza pedro de Valdivia, la plaza Dinamarca, la plaza Ambrosio ríos, entre otros.
La configuración de un nuevo espacio público inscrito en el centro de la Comuna permite vincular estas características a la calle pedro de Valdivia y Marchant Pereira, incorporando un nuevo parque – plaza, situado de oriente a poniente, abriendo una nueva calle interior, entendiendo esta posibilidad como un nuevo espacio urbano que permita posicionar el palacio Falabella como la pieza de mayor singularidad y relevancia en el conjunto.
La nueva pieza urbana, genera un espacio abierto a ambos bordes, conectando un paseo que atesora un trozo de parque en su interior, un espacio que busca activarse durante todo el año, una plataforma cívica, comunal, vecinal, multiuso, que se define como la extensión de la municipalidad a la comuna.
A partir de la definición de esta idea urbana, surge el conjunto de edificios como una consecuencia de su rol dentro del espacio público de la comuna, y su definición particular en la manzana.

Un edificio en un Parque.

El contexto urbano donde se emplaza el proyecto, y los criterios esbozados con anterioridad, definen lineamientos que intentan liberar y despejar el centro de la manzana, constituyendo una serie de plazas parques en el interior. Para ello, el proyecto opta por perimetralizar los edificios, constituir un borde con usos públicos, que apoyen este nuevo espacio.

BORDES:
Se proyecta una serie de piezas de un nivel, que permitan suturar las alturas del conjunto con la escala peatonal de la comuna, permitiendo liberar el espacio central. Estos pabellones se dispersan acogiendo los programas públicos solicitados, integrando estos usos al parque interior.
Los bordes permiten contener el espacio central, dividiendo la manzana original en dos piezas edificadas, y una calle - parque interior
VACIO INTERIOR: PARQUE – PLAZA
El espacio interior liberado, se propone como un prado de césped, similar a los espacios públicos verdes de la comuna, que permiten integrar usos diversos a la vida interior de la manzana. Este espacio, si bien de carácter cívico, pretende entregar un espacio público de escala domestica a la comuna, que permita recibir diversos usos, integrando este repertorio de usos a la vida del municipio.
PIEZAS SINGULARES.
Dentro de este vacío continúo definido por el parque, se proponen dos piezas de valor en el conjunto. En primer lugar, el palacio Falabella, el cual se posiciona como una pieza aislada, conservando las distancias exigidas por el plan, integrando su notable arquitectura al conjunto.
Esta pieza consolida el espacio actual de la plaza hacia pedro de Valdivia, y a su vez define un nuevo rol hacia el interior. El Palacio, integra en conjunto con el edificio existente en la manzana oriente, el primer espacio público cívico del proyecto, consolidando este rol en el plan del conjunto.
Hacia el interior, el proyecto propone una segunda pieza hacia Marchant Pereira, en 5 pisos, aislada, y que define un nuevo contrapunto al sistema, permitiendo edificar una contención hacia el interior, constituyendo un borde edificado al parque.
Esta pieza de 5 pisos, constituye la unidad institucional, abierta, flexible, un contrapunto a más de 100 metros del palacio, y que propone la nueva visión de la municipalidad hacia el nuevo siglo.
Este edificio, se libera completamente a nivel peatonal, proponiendo un patio escalonado que recoge el espacio verde del parque. De esta forma, se compone un sistema de patios que participa desde el interior de la manzana hasta la terraza poniente del edificio institucional en su piso más elevado.
Por último, hacia el poniente, se propone incorporar un edificio en dos niveles, que define en conjunto con el cuerpo de mayor altura, un tercer espacio público a modo de plaza cívica que genera un acceso institucional hacia el interior.